Inicio - Noticias Artículos Foro Asociación guitarra.artepulsado Ediciones guitarra.artepulsado Libros de guitarra Buscar en la web Los que hacemos esta web Álbum de fotos Contactar

Inicio - Noticias Artículos Foro Asociación guitarra.artepulsado Ediciones guitarra.artepulsado Libros de guitarra Buscar en la web Los que hacemos esta web Álbum de fotos Contactar .

Inicio Foro Artículos Asociación Ediciones guitarra.artepulsado libros buscar Nuestro equipo Contactar

    por Julio Gimeno García


Como se ha comentado en el foro de esta web recientemente, el pasado día 21 de noviembre del 2002, se cumplió el 150 aniversario del nacimiento de una de las personalidades guitarrísticas de más relieve en la historia del instrumento: Francisco Tárrega (1852-1909).
Sin embargo, también Tárrega es uno de los guitarristas que más polémica ha suscitado en estos años, debido sobre todo a las falsas atribuciones que hacen del guitarrista el primero que utilizó el banquito apoyapié, la técnica del apoyado, el trémolo,.. por no mencionar las obras que figuran en su catálogo y que él nunca compuso. Entre estas últimas hay algunas cuya autoría adjudicaron a Tárrega sus discípulos, si bien en otros casos existen autógrafos firmados por el propio Tárrega de músicas de otros creadores. Sobre este tema resulta imprescindible la lectura de varios escritos del prestigioso musicólogo Matanya Ophee, uno de ellos disponible en esta misma página aquí.


El discípulo de Tárrega que más ensalzó la figura de su maestro fue, sin duda, Emilio Pujol (1894-1980), autor del que hasta hace poco era el trabajo biográfico más extenso sobre el guitarrista de Vila-real. Nos referimos al libro: "Tárrega. Ensayo biográfico" cuya primera edición vio la luz en Lisboa en el año 1960 y del que también existe una segunda edición (no sé si con algún cambio con relación a la primera, que no he podido examinar) publicada en Valencia en el año 1978.
Hasta el año 1996, no pudimos acceder a una biografía completa de Tárrega alternativa al libro de Pujol. De ese año es el libro "Francisco Tárrega", escrito (en alemán) por Wolf Moser. Dentro de muy poco estará disponible un nuevo trabajo sobre la vida de nuestro músico, "Francisco Tárrega 1852 – 1909", (Valencia: Ajuntament de Vila-real, 2002). El libro lo ha escrito Adrián Rius y está previsto que salga antes de finales de este año 2002.
En el libro de Pujol (pág. 206) se hace un romántico relato de la que se dice fue la última composición de Tárrega:

"Trasladóse [Tárrega] después a Picaña, en donde actuaba como párroco Don Manuel Gil, más tarde canónigo de Teruel, y fundador, en dicha capital, de la Sociedad Filarmónica. La casa parroquial se comunicaba con la iglesia por una pequeña galería; y desde su comedor, que Tárrega convertía cada tarde en una sala de estudio, oíanse los cantos y rezos de los fieles. Gustaba el maestro de improvisar en su guitarra inspirándose en ellos; y así nació su preludio Oremus, que con fecha 2 de diciembre [de 1909], dejó escrito en el libro de música de D. Manuel Gil. Fué ésta su composición póstuma, y gracias a la amabilidad del ilustre canónigo pudo el autor de estas líneas rescatarla de un seguro olvido."

 

Fig. 1
Fragmento de Oremus en la edición póstuma de Ildefonso Alier (Véase nota 1).

Sin embargo, aunque Emilio Pujol no la hubiese “rescatado” del libro de música de D. Manuel Gil, la obra no hubiese caído en el olvido. Habría perdurado en su versión original puesto que, en realidad, Oremus es una adaptación de una obra de Robert Schumann (1810-1856).
En 1854, año en el que se manifestarían los síntomas de la terrible enfermedad sufrida por Schumann en la última etapa de su vida, vio la luz una “obra menor” del compositor alemán: su op.124, Albumblätter. Se trata de una colección de 20 “hojas de álbum” para piano, pequeñas piezas que fueron compuestas entre los años 1832 y 1845, y que, en un principio y en muchos casos, estaban destinadas a otras colecciones del autor de las que por último fueron desechadas.
La nº 5, de cuya adaptación nació Oremus, lleva el título de Phantasietanz y fue compuesta en 1836. El trabajo de adaptación de Tárrega sobre la pieza de Schumann descarta, en mi opinión, el que se trate de un preludio improvisado en una tarde en el salón de un amigo. En todo caso, y si Tárrega no hizo el trabajo con la partitura de Schumann delante, debía conocer a la perfección la obra. No olvidemos que Tárrega estudió piano.



Fig. 2
Fragmento de Phantasietanz de Robert Schumann

Pincha aquí para escuchar Phantasietanz en formato .midi


La obra de Schumann lleva la indicación de tempo “Sehr rasch” es decir, “muy rápido” y consta de una introducción de ocho compases (cuatro compases que se repiten) que ha sido eliminada en la adaptación de Tárrega, probablemente por su acusada idiomaticidad pianística. A continuación los ocho compases en los que se basa el Oremus de Tárrega (véanse los cuatro primeros en la figura 2), que tras repetirse enlazan con una repetición idéntica, desde el comienzo, de toda la pieza, si bien la segunda parte ahora no se repite.


Tárrega cambia la tonalidad de la obra que pasa del Mi menor original a Re menor. La mayor diferencia que presenta Oremus con la obra de Schumann, aparte de la supresión de compases antes aludida, es el cambio de tempo del “Muy rápido” de la Phantasietanz al “Lento religioso” en el arreglo de Tárrega (vease nota 2). De esta forma, el carácter lírico de la sección central en la pieza original, toma en su adaptación guitarrística tintes poéticos altamente expresivos. Lo que se ve reforzado por la interpretación que suelen darle a la obra los guitarristas, con abundante uso del vibrato, recurso favorecido por la tesitura de la obra.
No sólo los compases iniciales, toda la Phantasietanz de Schumann es una pieza altamente pianística, que cualquiera descartaría en principio para una posible adaptación a la guitarra. Hay que reconocerle a Tárrega el magnífico trabajo llevado a cabo en este sentido.
Hace bastante tiempo que se viene reivindicando la paternidad de Schumann en el Oremus. Antes hablamos del 150 aniversario del nacimiento de Tárrega, dentro de poco se cumplirán 50 años desde que el guitarrista Miguel Ablóniz publicara (en 1955) un artículo al respecto en la revista inglesa Guitar News. Desde entonces son muchas las personas (entre ellas nombres tan conocidos como Ruggero Chiesa o el mencionado Matanya Ophee) que vienen denunciando el hecho de que en ediciones y grabaciones sigue atribuyéndose la paternidad de Oremus a Tárrega. El mito creado en torno a la figura de Francisco Tárrega es tan fuerte que, mucho nos tememos, que esta situación perdurará aún, no sabemos por cuanto tiempo. Sin ir más lejos, recientemente se ha puesto a la venta un CD dedicado por completo a Tárrega, incluyendo Oremus, y en las notas que acompañan al disco leemos, una vez más, una versión similar sobre la gestación de la obra a la ofrecida por Pujol.

 

Nota 1: Edición facsímil Francisco Tárrega. The Collected Guitar Works, vol. II. Heidelberg: Chanterelle, 2000.

Nota 2: Según la edición de las Obras completas para guitarra, vol. III, de la editorial Soneto (Madrid, 1991).

 

Diciembre de 2002

   Opina sobre este artículo en el foro 

 

Regresar a los demás artículos

 

Inicio - Artículos - Foro - Asociación - Ediciones - Libros - Buscar - Nosotros - Contactar