Inicio - Noticias Artículos Foro Asociación guitarra.artepulsado Ediciones guitarra.artepulsado Libros de guitarra Buscar en la web Los que hacemos esta web Álbum de fotos Contactar

Inicio - Noticias Artículos Foro Asociación guitarra.artepulsado Ediciones guitarra.artepulsado Libros de guitarra Buscar en la web Los que hacemos esta web Álbum de fotos Contactar .

Inicio Foro Artículos Asociación Ediciones guitarra.artepulsado libros buscar Nuestro equipo Contactar

por Antonio Mir


Francisco Casasnovas Fiol, padre (Palma de Mallorca 1816-1876).

Miguel Casasnovas Fiol, hijo, muere soltero en Palma de Mallorca el 10 de junio de 1903.

Bartolomé Casasnovas Fiol, hijo.




Bartolomé Casasnovas Fiol


La familia Casasnovas, a partir de 1845, construyó una gran variedad de guitarras, desde la guitarra popular (dotada a veces de cuerdas dobles para aumentar la sonoridad del acompañamiento, hasta las magníficas guitarras de concierto). El fundador de la fábrica fue Francisco Casasnovas Fiol, nacido en Palma en 1816 y casado con Isabel Fiol.

Continuaron su obra sus hijos Miguel y Bartolomé. Como dato curioso, hay que reseñar que Francisco siempre se opuso a que alguno de sus hijos aprendiera a tocar la guitarra, solía decir que con saber afinarla, para ellos era suficiente.

Es curioso e interesante saber que los Casasnovas fueron durante muchos años exportadores de guitarras, a Sudamérica y a Cuba en particular. Tampoco debemos dejar de mencionar que distribuían guitarras a todas las ciudades españolas, de forma preferente a Santiago de Compostela, y que construían guitarras flamencas, muchas de las cuales eran por encargo de la región andaluza.

El taller donde realizaban sus tareas estaba situado en la plaza de la Merced, número 1 de Palma. En él construían guitarras de seis y once cuerdas, aunque las de seis alcanzaron un mayor éxito. Hay que destacar que la construcción era excelente y la madera de muy buena calidad. En aquellos años una de estas guitarras costaba doce pesetas, en la actualidad es muy difícil el poder aventurar cuál sería su precio.


(Pulse sobre la imagen para verla a mayor tamaño)


A pesar de que la fabricación tuvo un componente muy importante de artesanía, con los años y debido a la fuerte demanda, la familia Casasnovas fue incorporando maquinaria que les facilitaba el trabajo.

Uno de los grandes intérpretes que usó con frecuencia una guitarra Casasnovas, fue nuestro querido Bartolomé Calatayud, el cual pasaba muchas veladas en el hogar de los Casasnovas, en la misma plaza de la Merced, justo encima del taller. Por aquel entonces, eran muchos los encargos que recibían desde fuera de la isla, principalmente de Argentina.

Basta señalar como anécdota de la gran demanda que tenían las guitarras Casasnovas, que un sobrino de Miguel y Bartolomé, debido a la espectacular demanda que tenían sus tíos, decidió montar su propia fábrica, se llamaba Ignacio Martorell Casasnovas, pero sus guitarras salían con el nombre de I.M. Casasnovas, seguramente para así obtener mejores ventas, pero la verdad es que el negocio no funcionó como él esperaba y tuvo que cerrar. La fábrica estaba situada en la calle San Miguel, frente a la iglesia de San Antoniet.


El cierre del taller de los Casasnovas, se produjo en 1914, debido al auge que estaba experimentando el fonógrafo, creyeron que la guitarra iba a desaparecer y por tal motivo decidieron el cierre.

Durante su andadura, la fábrica de los Casasnovas fue galardonada con multitud de trofeos debido al gran prestigio que tenían en la construcción de las guitarras.

En 1888 en la exhibición de Barcelona presentaron una guitarra con la cual obtuvieron un premio por la innovación que suponía la inserción de un mástil plegable, facilitando así el transporte del instrumento. De estas guitarras se construyeron tres, de las cuales solo se terminaron dos de ellas. La tercera la finalizó el constructor y guitarrista Jaime Pons Rosselló (Palma, 1873-1952), el cual, al cierre del taller de los Casasnovas, adquiere las maderas que había preparadas para la construcción de guitarras. Actualmente de estas tres guitarras, que sepamos solo existe una, la cual la conservan los familiares descendientes de los Casasnovas.

En el año 1895, Antonio Noguera Balaguer envía al Museo de instrumentos de Bruselas una guitarra Casasnovas. Escribe Noguera: "me ofrece con destino a ese museo una colección completa de instrumentos que consta de una guitarra, una mandurria o bandurria, un guitarro y un soprano, construidos con objeto de regalárselos al Museo de su Dirección".


Antonio Mir

 

Publicado en guitarra.artelinkado en Enero de 2006

Regresar a los demás artículos