Inicio - Noticias Artículos Foro Asociación guitarra.artepulsado Ediciones guitarra.artepulsado Libros de guitarra Buscar en la web Los que hacemos esta web Álbum de fotos Contactar

Inicio - Noticias Artículos Foro Asociación guitarra.artepulsado Ediciones guitarra.artepulsado Libros de guitarra Buscar en la web Los que hacemos esta web Álbum de fotos Contactar .

Inicio Foro Artículos Asociación Ediciones guitarra.artepulsado libros buscar Nuestro equipo Contactar

Fantasía sobre motivos de la Traviata

por Adrián Rius Espinós
 

         A lo largo de este artículo quedará patente la influencia que Arcas ejerció sobre Tárrega, dando a luz a varias teorías y suposiciones que pueden parecer incluso un tanto pretenciosas. No quiero decir ni quiero que creáis que lo que voy a proponer e intentar probar se trate de lo que realmente ocurrió… el problema más grande con el que se encuentra un investigador es, a partir de las pruebas obtenidas, intentar encajar una especie de rompecabezas histórico pretendiendo cuajar varias hipótesis. A veces estas hipótesis coinciden con la realidad y a veces no tanto, algunas veces y a partir de nuevos datos se pueden corroborar o rebatir. De tal forma, voy a intentar, a partir de los datos de los que dispongo, redactar mis ideas que no dejan de ser meras especulaciones.

 

Los “otros” posibles encuentros de Arcas con Tárrega

Constatados hay dos encuentros entre Tárrega y Arcas, el primero cuando Tárrega contaría con unos 10 años (entre 1862 y 1863) en Barcelona y el segundo en Alicante (finales de 1879 y principios de 1880), dos años antes de la muerte de Arcas. No obstante es fácil y muy probable que ambos maestros cruzasen sus caminos en diversas ocasiones. Un ejemplo de ello sería cuando Arcas ofrece unos conciertos en la primavera de 1869 en Valencia [Nota1] (durante marzo y abril). En la capital levantina Tárrega vivió varios años antes de regresar a Castellón, justo hasta ese mismo año de 1869. Es lógico pensar que si, durante la visita del almeriense a Valencia, Tárrega hubiese residido aún en Valencia, éste hubiera ido, como en las dos ocasiones anteriores, a visitarlo y a escucharlo.
Otro posible encuentro pudo ser cuando Tárrega estudiaba en el Real Conservatorio de Madrid entre 1874/75 y 1879/80, y Arcas fue a la capital allá por el 1876, La Lealtad de Granada anuncia en sus páginas:

Tenemos el gusto de participar a nuestros lectores que el reputado profesor de guitarra D. Julián Arcas, se hallará entre nosotros a mediados del presente mes de mayo, de paso para la Corte, donde ha sido llamado para ocupar su puesto en el Real Conservatorio. Con tal motivo esperamos tener la satisfacción de admirar una vez más al eminente artista que tanta altura ha llegado en el difícil instrumento que tanto posee. [Nota2]

El 11 de octubre de 1879 llega a España el poeta cubano José Martí. Martí iba a quedarse en Madrid el tiempo necesario para preparar su viaje a Nueva York. Según su Cuaderno de apuntes, en los dos meses escasos que estuvo en Madrid, entre otras actividades, el poeta cubano fue a ver al guitarrista Francisco Tárrega, del que escribió:

Los estudiantes en carnaval y los guitarristas son las dos principales atracciones de España. Hay muchos virtuosos de la guitarra. Mas, Tárrega y Arcas son los de mayor fama. Cuando Tárrega toca la "Marcha Fúnebre," de Chopin, todos los ojos se llenan de lágrimas. Cuando Arcas ejecuta sus atrevidas concepciones el corazón se turba y el oído se encanta... [Nota3]


En otro apunte volvía a anotar:

... He oído tocar la guitarra, hasta el punto de hacer, en el instrumento de las rondeñas y la jácara, la ‘Marcha fúnebre’ de Thalberg. La oí a Tárrega... [Nota4]

También es lógico pensar que, para escribir estas líneas, Martí no sólo escuchó a Tárrega, sino que para poder escribir:

[…] Cuando Arcas ejecuta sus atrevidas concepciones el corazón se turba y el oído se encanta…

también tuvo que escuchar en Madrid a Arcas, y esto nos lleva a que antes de encontrarse ambos guitarristas en Alicante, es posible que se encontrasen de nuevo en Madrid.

 

La influencia de Arcas sobre Tárrega

          Si bien es cierto que Arcas fue un espejo en el quisieron reflejarse todos los guitarristas de mediados y finales del siglo XIX, es posible que en Tárrega hiciese más mella que en ningún otro. Por ello es lógico pensar, tal y como comentábamos antes, que Arcas y Tárrega se encontraran varias veces. Su huella quedará reflejada en algunas de las obras sobre motivos populares que Tárrega adopta [Nota5] y en sus programas de concierto. Ejemplo de ello lo vemos reflejado en el siguiente comentario de José Martí:

[...] He oído tocar la guitarra, hasta el punto de hacer, en el instrumento de las rondeñas y la jácara, la ‘Marcha fúnebre’ de Thalberg. La oí a Tárrega…

La Marcha fúnebre de Thalberg que interpreta Tárrega es la que, con toda seguridad estrena Arcas, en versión para guitarra, en Valencia cuando se presupone un posible encuentro con Tárrega

[…]El programa prometía la Marcha fúnebre de Thalberg arreglada a la guitarra por el mismo, que tocó con perfección sin faltar nada a la belleza que su composición reúne, cosa que es muy difícil […] [Nota6]

Una muestra de programa de concierto con influencias de Arcas sería el que Tárrega ofrece en Cádiz el 10 de mayo de 1888, y que sería repetido en el Teatro Principal de Valencia poco después:


 

Podemos observar la huella de Arcas a la hora de elegir transcripciones sin contar con el original Polonesa de Concierto. Obras como la melodía de "Vísperas Sicilianas" de Verdi, arreglada por Tárrega, también formó parte de los programas de Arcas junto a los boleros de esa misma obra. La "Fantasía sobre Marina de Arrieta" realizada por Tárrega comparte el "Tango" final con un arreglo también de Arcas, "Motivos Heterogéneos" de Tárrega con "Fantasía sobre Motivos Heterogéneos" de Arcas, la "Marcha Fúnebre" de Thalberg...  El Tribuno del 3 de marzo de 1888 recogía de esta manera uno de los conciertos del maestro:

Y al final Tárrega. El mismísimo señor don Francisco Tárrega en Sevilla: quien el domingo a las tres de la tarde dará un concierto de guitarra, a ruego de sus amigos y admiradores, interpretando en el programa, entre otras piezas, los "Aires Nacionales", de Arcas

 

            Realmente no sabemos si los "Aires Nacionales" son de Tárrega o de Arcas ya que no nos ha llegado ninguna versión (Pascual Roch publica en su Método de Guitarra en el Vol. 3 Nueva York, 1923 unos Aires Nacionales Españoles arreglados por Tárrega que son una versión más de lo que hoy conocemos como la "Gran Jota"). [Nota7]

La influencia de Arcas pues, es obvia. No obstante los concertistas de guitarra viven dependiendo de los caprichos del público, y el publico quiere escuchar lo que está de moda por toda Europa: la música de compositores como Verdi, Arrieta o Thalberg, y si quieren tocar y llenar salas, han de llevar las obras más famosas, de ahí que la influencia de Arcas se vea empujada también de una demanda concertística. Recordemos que lo mismo pasó después de la muerte de Tárrega: los programas y composiciones que Tárrega utilizó durante los últimos años de su vida perduraron durante muchos y muchos años en los programas de los jóvenes guitarristas, la mayoría alumnos suyos (Miguel Llobet, Andrés Segovia, Daniel Fortea, Josefina Robledo...)

 

Fantasía sobre motivos de la Traviata

Parece ser que recientemente esta obra ha sido motivo de debate en cuanto a su autoría. Bien, la primera vez que tenemos noticia de esta obra, o de lo que suponemos es esta obra, es en 1862 durante la gira inglesa de Arcas tal y como The Brighton Gazette del 1 de enero de 1863 nos revela:

[…] Senor Arcas’ first perfomance was a fantasia on airs from la Traviata, and most ably and scientifically did he execute the music...

 Durante estas fechas es cuando un joven Tárrega de apenas 10 años se traslada a Barcelona en busca del maestro almeriense. Tan solo con la aportación de este dato queda demostrado quien fue el primero en tocar estos aires de la Traviata de Verdi. No obstante vamos a profundizar un poco más.

Primeramente la atribución a Tárrega de esta obra es más bien reciente, ya que Tárrega nunca se la apropió.[Nota8] Tampoco aparece en ningún catálogo de su producción hasta bien pasados los años 70 (1970, se entiende), ni nunca la menciona ninguno de sus alumnos [Nota9]. No obstante, en un programa de concierto que propio Tárrega vino a ofrecer, siguiendo también la estela "arquiana", y que particularmente vengo a fechar entre 1888  y 1890, si que figura susodicha pieza apuntando a  Verdi como su autor.

   

 

Esto nos lleva a pensar o, por lo menos a nivel particular me hace reflexionar, si realmente la elección y orden de los temas es original de Arcas, ya que, por descontado, la música original es de Verdi, o tan solo es una transcripción del mismo Arcas de lo que las casas editoriales de música solían hacer con sus compositores. Conocido es que la Casa Ricordi para la que Verdi, y tantos compositores de ópera (caso de Bellini, Donizetti o Puccini), trabajaba, solía hacer pequeñas fantasías pianísticas de las obras más en boga de sus compositores con tal de difundirla. También la solían incluir en cajitas de música o pianolas. Por lo tanto, es una posibilidad que tanto Arcas como Tárrega transcribieran la pieza de algún original ya editado. También existe un artículo en La Gaceta Musical Barcelonesa [Nota10] del 28 de abril de 1861 que nos resume un concierto ofrecido por Julián Arcas; en el que también intervinieron los profesores de guitarra y piano, amigos de éste, Altamira y Agramante; dando fuerza y veracidad a la teoría de que Fantasía sobre motivos de la Traviata fuese una transcripción de una obra pianística (la versión que Arcas hiciera estreno en Brighton sucede un año y ocho meses más tarde):

 

El día 20 del actual tuvo lugar en el Casino del Porvenir un lúcido concierto a beneficio del distinguido guitarrista D. Julián Arcas. Esta notabilidad artística ejecutó en su instrumento predilecto, la fantasía dedicada a S.A.R. la Duquesa de Montpensier, el Carnaval de Venecia, La Rondeña y la Muñeira, todas piezas compuestas o arregladas  por el señor Arcas, y todas aplaudidas con entusiasmo por la numerosa concurrencia que las escuchaba. Los profesores de guitarra y piano, señores Altamira y Agramante, por amistad y compañerismo al señor Arcas, tomaron parte en este concierto luciendo el primero sus brillantes facultades en la guitarra en unas variaciones de Sors, y el segundo en una fantasía sobre motivos de la Traviata y una pieza titulada Fanfar militaire, que les valieron a ambos justos y merecidos aplausos.

Pese a todo, lo más justo es que si los guitarristas actuales interpretan la pieza con la edición póstuma de Arcas, aparezca éste como autor de la Fantasía. No obstante, las versiones de Tárrega que han aparecido muestran una evolución en la manera de tocarla, pasando de una concepción clásica a la manera de un Sor o un Mertz, a la manera más arromantizada de Tárrega con el tratamiento que éste daba a su producción ya original o transcripciones. Ya que la pieza va madurando y evolucionando. No obstante también es justo que si el guitarrista interpreta la pieza en versión de Tárrega, aparezcan ambos como autores de la fantasía (Arcas – Tárrega) ya que remontándonos a lo anteriormente dicho, en caso de no tratarse de una transcripción, el mérito de Arcas radica en la transcripción a la guitarra de varios aires de la Traviata y de ordenarlos.

Tal vez la confusión en atribuir íntegramente la pieza a Tárrega, resida en un catálogo de la casa Idelfonso Alier y reeditado a posteriori por la Biblioteca Fortea y algunas editoriales más donde aparece un estudio que Tárrega hizo sobre un tema de la Traviata: "La Traviata. Tema" o "La Traviata – tema estudio por Tárrega".

 

------------------------------------------------------------------------------

1.- Según varias críticas en periódicos valencianos (Diario Mercantil del 24, 28 y 31 de marzo y del 1, 3, 7, 8 y 9 de abril; Las Provincias del 27 y 30 de marzo y del 1 y 3 de abril). (VER El Guitarrista Julián Arcas (1832 – 1882): Una biografía documental de Javier Suárez – Pajares y Eusebio Rioja Vázquez. Págs. 150 – 162).  Volver arriba

2.- Artículo citado en  la Crónica Meridional del 13 de mayo de 1876. No se ha encontrado, aparte de esta gacetilla, ninguna otra referencia a este viaje ni al de ocupar cargo alguno en el Real Conservatorio. (VER El Guitarrista Julián Arcas (1832 – 1882): Una biografía documental de Javier Suárez – Pajares y Eusebio Rioja Vázquez. Pág. 195). Volver arriba

3.- La Corte de España de las Seis Crónicas inéditas de José Martí aparecidas en The Sun, 27 de junio de 1880 Volver arriba

4.- Los Estudiantes Españoles de The Hour de José Martí se publicaron en un folleto en 1974, que se inscribió en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos y fue luego recogido en 1976 en el libro José Martí: letras y huellas desconocidas.  Volver arriba

5.- Nunca en concepciones originales. Volver arriba

6.- Las provincias del 3 de abril de 1876. Lo que desconocemos es si la versión que Tárrega interpreta es de Arcas o si bien es transcripción suya. No olvidemos que Tárrega estudiaba piano en el Real Conservatorio de Madrid Volver arriba

7.- De la Gran Jota existen más de 10 versiones diferentes. Oscilan entre 5 y 30variaciones, algunas se repiten y otras no, y lo mismo pasa con las coplas de la obra. De ahí la dificultad de saber realmente si la que toca Tárrega en esa ocasión es la heredada por Arcas o la que él mismo desarrolló a través de 40 años
8.- En los diversos manuscritos de Tárrega, no aparece como autor, no obstante en un MS que pertenece a la colección de Melchor Rodríguez aparece como: Fantasía sobre motivos de la Traviata por Francisco Tárrega, personalmente no he podido ver ese MS, tal vez el manuscrito no sea del puño y letra de Tárrega, mis reiteradas peticiones a Melchor de poder estudiar y ver dicho manuscrito han sido todas en balde.
9.- Ni Roch ni Pujol, quien en 1960 edita su ensayo – biográfico Tárrega, mencionan en sus catálogos esta obra.

10.- Reseña recogida en El Guitarrista Julián Arcas (1832 – 1882): Una biografía documental de Javier Suárez – Pajares y Eusebio Rioja Vázquez Pág. 89

 

Adrián Rius Espinos - Julio de 2004

 

   Opina sobre este artículo en el foro 

 

Regresar a los demás artículos

 

Inicio - Artículos - Foro - Asociación - Ediciones - Libros - Buscar - Nosotros - Contactar