Inicio - Noticias Artículos Foro Asociación guitarra.artepulsado Ediciones guitarra.artepulsado Libros de guitarra Buscar en la web Los que hacemos esta web Álbum de fotos Contactar

Inicio - Noticias Artículos Foro Asociación guitarra.artepulsado Ediciones guitarra.artepulsado Libros de guitarra Buscar en la web Los que hacemos esta web Álbum de fotos Contactar .

Inicio Foro Artículos Asociación Ediciones guitarra.artepulsado libros buscar Nuestro equipo Contactar

 por Óscar López Rogado   Junio de 2002

 

Las malas lenguas dicen que  "los guitarristas nos pasamos medio concierto afinando y el otro medio desafinados" y aunque el inventor de esta frase no merezca ningún  premio por parte del gremio guitarrístico ¿tiene razón?

 

Afinando el instrumento

 

Para bien o para mal, nuestro instrumento se desafina continuamente.  Los cambios de temperatura, de humedad o los temidos golpes pueden desajustar la tensión de las cuerdas. Por esta razón debemos saber afinar en todo momento desde que  empezamos a tocar la guitarra  y así evitaremos malos hábitos sonoros. El saber afinar bien y rápido se adquiere. Es tan solo cuestión de observación, oído y práctica.

             Si utilizamos para afinar el famoso "sistema de quintas"  que explican con detalle aquí sin la referencia del "la" de un piano o diapasón  conseguiremos reajustar la tensión  de las cuerdas para que suenen bien. Esta solución nos vale si vamos a tocar solos, pero debemos tener cuidado de no tener la guitarra demasiado grave o demasiado aguda durante mucho tiempo,  pues las cuerdas fueron diseñadas para sonar más y mejor si las ajustamos a partir del  "LA" (440hz) de la quinta. En ocasiones  es de bastante ayuda echar mano de un afinador electrónico que nos ahorrará bastante tiempo, sobre todo si  tenemos que afinar varias guitarras de un tirón. A partir de aquí todo son ventajas ya que en la actualidad  casi todos los grupos, guitarristas y orquestas han grabado a 440 hz y podrás tocar a la vez que suena la música de fondo junto a tu guitarrista favorito siempre que reproduzcas desde un formato digital. Las pletinas no nos sirven para esto ya que cada una varía un poco la velocidad de reproducción y por lo tanto la afinación de la obra. 

 

El temperamento y los armónicos

             Otro sistema alternativo al afinador electrónico es "por armónicos". Un armónico es un sonido que se produce alrededor de un otro fundamental en una frecuencia equivalente a esta. ¿Recordáis la serie armónica que estudiábamos en solfeo?  Por ejemplo, si prestáis atención  después  del golpe a una campana podréis escuchar con claridad los primeros armónicos naturales y por el contrario,  casi no podremos escuchar armónicos en el sonido  producido por una flauta.  En la guitarra podemos hacerlos sonar de forma artificial y usarlos para afinar nuestro instrumento. La ventaja de esto es que al mover la clavija para afinar la cuerda estamos escuchando la variación de altura del sonido de la cuerda. 

            Debemos ser muy cuidadosos si queremos afinar nuestra guitarra con los 'armónicos naturales' de los trastes quinto y séptimo como referencia, pues como nos explican en esta web americana cuyo titulo es "cómo afinar la guitarra  a la perfección"  el intervalo que se produce entre la nota fundamental y el sonido generado por el armónico del traste séptimo es  una 'quinta pura' y como este es un intervalo  'no temperado' no es un sistema valido para afinar la guitarra correctamente.

             Me explico, la solución para una buena afinación de la guitarra  es  aceptar y usar consecuentemente  este sistema musical occidental al que llamamos 'temperado'  y que consiste en dividir en doce medios tonos a la escala cromática. ¿O tú eres de los que todavía piensa que físicamente sol sostenido  y la bemol son lo mismo?

             Utilizando esta  interesante  propuesta de afinación que nos propone en la web anteriormente  citada y que os transcribo a continuación, conseguiremos tener (supuestamente) la guitarra afinada de forma profesional y perfecta.

Los armónicos en los trastes 5 y 12 son los que vamos a utilizar como referencias para afinar.  Dan la nota fundamental  o la octava.

·         Para afinar la primera lo haremos coincidir el sonido armónico de la sexta en el quinto traste.

·         Para afinar la cuarta haremos coincidir  el sonido al pisar el segundo  traste (nota mi) con el que da el armónico  de la sexta en el traste doce.

·         Para afinar la segunda  haremos coincidir el sonido que da la nota re al pisar el tercer traste con el armónico  de la cuarta en el traste doce.

·         Para afinar  la tercera haremos coincidir  la nota re que sale al pisar el séptimo traste con  el armónico  de la cuarta  en el traste doce.

·         Llegado a este punto podemos hacer un doble chequeo para ver si vamos bien. La nota sol que sale al tocar la primera  cuerda  en el tercer traste debería sonar igual que el armónico  de la tercera en el traste doce. Si no deberías comenzar  desde  el principio. Si aun así sigue sonando mal reajusta tu tercera (es la que peor se afina). Una vez que las tienes afinadas en este orden: primera, sexta, cuarta, segunda y tercera puedes continuar con la quinta.

·         Para afinar la cuerda quinta haremos coincidir el armónico  de esta cuerda en el traste doce con la nota la de la tercera en el segundo traste.

  

 Algunos guitarristas que tienen la suerte o la desgracia de tener un oído sensible o 'absoluto'   sufren  mucho al afinar nuestro instrumento ya que por su naturaleza rechazan el sistema fijo o temperado  de la guitarra y buscan los intervalos puros. Por ello, cuando terminan de afinar un acorde se encuentran con que el siguiente suena a rayos. En ocasiones echan la culpa a la mala construcción  del mástil, pero nada mas lejos de la realidad. Simplemente  son victimas de su propio oído.  Hace unos años escuche al catedrático de guitarra José Luis Rodrigo comentar que padecía este problema. A todos ellos este sistema de afinación y estas líneas  les serán de gran ayuda.

 

Afinando para el concierto

    Es  casi típico durante nuestro aprendizaje de la guitarra en conservatorios escuchar audiciones de guitarristas desafinados porque no se le presta la debida atención. Para subsanar este problema ten  en cuenta las siguientes consideraciones:

- Puede que la habitación donde hayas calentado y afinado tenga unas condiciones distintas a la sala en la que tocas, así que siempre será mejor que te tomes tu tiempo para comprobar los unísonos y acordes antes de empezar a tocar y después de cada obra. Es mejor unos segundos de chequeo que escuchar cómo se queda la cuarta (por ejemplo)  desafinada durante una obra preciosa cuyo resultado será tristemente mediocre.

- No seas vergonzoso en sacar un afinador electrónico en público. Existen modelos diminutos que se pegan en la parte de atrás de la caja de resonancia uotros más modernos que de enganchan al clavijero y que afinan por la vibración del instrumento (ideales para afinar con ruido de fondo). Algunos grandes intérpretes de nuestro tiempos lo hacen ¿Por qué no lo vas a hacer tú? Eso sí, se todo lo rápido que puedas.

- Siempre, antes de empezar una obra asegúrate de que los acordes principales de la misma, o los más raros, suenan adecuadamente.

- Si tocas junto a varias guitarras que una afine lo mejor posible y que las demás después ajusten sus cuerdas una por una igual a la de la guitarra afinada.

 

    Acontinuación os comento lo que he escuchado a algunos  guitarristas tras la pregunta ¿cómo afinas antes de tocar en público?

-Afinar la guitarra con afinador electrónico y luego chequear unísonos y acordes.

-Afinar por quitas de oído (como  un violín) y probar los acordes más importantes de la obra.

- Afinar los "mís" de primera, sexta, cuarta y tercera y a partir de ahí chequear las demás cuerdas.

 

Las  afinaciones en la historia y las afinaciones abiertas

        Hacia el año 1600 después de Cristo  ya encontramos la guitarra barroca, de 5 cuerdas afinadas la-re-sol-si-mi, o sea igual que la guitarra actual si le quitamos la sexta. La guitarra como hoy la conocemos se desarrolla a lo largo del siglo pasado, y desde allí en adelante ha quedado como afinación standard  mi-la-re-sol-si-mi, de sexta a primera aunque se utilizaron también otras afinaciones. Así, en nuestra guitarra clásica actual es muy común emplear esta afinación  mi-la-re-fa#-si-mi, que es la que usaban los laúdes, para interpretar música barroca y renacentista. Ya en el siglo pasado, Fernando Sor compuso la fantasía Opus 10 ( un tema con variaciones )  afinando la guitarra fa-la-re-sol-si-mi, es decir subiendo un tono la sexta.

 Decimos que la tonalidad fundamental de la guitarra es  mi

CUERDA 1 2 3 4 5 6
NOTA MI SI SOL RE LA MI

pues dos de sus cuerdas al aire tienen este nombre y al tocar una obra pensada en  esta tonalidad podremos aprovechar más la resonancia y potencia de nuestro instrumento. De este modo será más fácil de interpretar una pieza en esta tonalidad que por ejemplo otra en Fa# mayor que tendríamos que utilizar multitud de posicionas más complicadas que incomodarían la interpretación. 

            Las afinaciones abiertas consisten en cambiar una o varias cuerdas para obtener una sonoridad distinta con la guitarra. Para poner la guitarra en re, recurso utilizadísimo en el mundo de la guitarra clásica, solo tendremos que bajar un tono la sexta cuerda.  Por ejemplo en la transcripción  de Alfonso Borghese de "Sevilla" de Albéniz la sexta es en "re" y la quinta en "sol" obteniendo  así el acorde de sol mayor.

CUERDA 1 2 3 4 5 6 Pincha aquí para verme más grande!!!
NOTA RE (o mí) SI SOL RE SOL Re

           Leo Brouwer ha compuesto gran cantidad de obras en las que utiliza una afinación de las cuerdas "poco habitual". Llama en gran medida la atención la obra de el compositor Carlo Domeniconi "Koyumbaba", donde para intentar imitar el carácter de las melodías  Turcas y parecerse en momentos al sonido de la balada de un rebaño de ovejas buscó esta curiosa afinación.

CUERDA 1 2 3 4 5 6 ¡¡¡Pincha para verme en grande!!!
NOTA fa re la re la RE

            

            El uso de afinaciones alternativas o abiertas abre las puertas a muchas sonoridades diferentes. Sin exagerar, podríamos decir que, cuando cambiamos de afinación,  la guitarra se transforma en otro instrumento: las cuerdas al aire tienen distinta relación interválica, los armónicos naturales son otros, la vibración simpática de las cuerdas es otra, etc.

Algunas afinaciones abiertas o alternativas:

re-la-re-sol-si-re (6) en re, o como la podéis encontrar en publicaciones inglesas y yanquis "dropped D". Como he comentado anteriormente es casi una afinación standard para los guitarristas clásicos, muy utilizada también por guitarristas del heavy. Para lograr esta afinación basta bajar la (6) un tono. Afinar comparando el armónico del traste 12 con la (4) al aire, y/o el armónico del traste 7 con el del traste 12 de la cuerda (5).

mi-la-re-fa#-si-mi Como dijimos antes, la afinación "laudística" apra interpretar música barroca o renacentista. Deberás bajar un semitono la (3), afinar comparando con la (4) en el traste 4. Si combinamos esta afinación con la anterior, se logra una afinación muy interesante: re-la-re-fa#-si-mi.

re-sol-re-sol-si-re Afinación abierta en Sol, en inglés "open G". Muy utilizada en blues, ideal para tocar con slide. Bajar las cuerdas (6), (4) y (1) un tono. Afinar es fácil: las cuerdas (6), (4) y (1) nos dan la misma nota (D) octavada, y la (5) nos da la octava grave de la (3).

re-la-re-fa#-la-re Afinación en re, "open D". Otra del blues, aunque con una sonoridad bien diferente. Bajar las cuerdas (6) y (1) un tono, y la (3) un semitono.

re-la-re-sol-la-re Una de las afinaciones predilectas de aquellos guitarristas dedicados a la música de origen céltico.

Usando cejillas artificiales

             De forma alternativa, si no queremos variar la la altura de las cuerdas pero si cambiar la afinación basta con poner una cejilla artificial (o capotraste) en el primer traste y obtendremos la guitarra en Fa y para ponerla en Sol debemos ponerla en el tercero. Esto lo hacemos para subir la altura de la guitarra y obtener así  una sonoridad diferente. Algunos guitarristas interpretan música antigua (aparte de poniendo la tercera cuerda en fa sostenido)  poniendo la cejilla en el tercer traste pues  vihuelas y laúdes estaban afinados en sol.  Este es un  error común pues la afinación actual a 440 hz es una convención del siglo XX. Para tocar música antigua con la cejilla en el tercer traste con el propósito de emular  la afinación en sol nos basamos en una idea que no es del todo correcta ya que  en el barroco por ejemplo se podía afinar desde 415 hz más o menos hasta 384 hz, lo que supone medio tono o más por debajo del actual 440 hz. Con lo que lo "históricamente correcto" sería poner la cejilla en el dos.

            A partir de este punto entramos en la polémica de los que opinan que es mejor aprovechar la sonoridad de la guitarra tocando esas obras en mi (sin cejilla) que suenan con más cuerpo y resonancia, y los que piensan que es mejor tocarlas con cejilla con las digitaciones son más fáciles (los trastes están más cerca unos de otros)  y  la interpretación es más histórica. Para gustos se hicieron los colores ¿No?

        Algunas obras del compositor y guitarrista Jorge Cardoso  están compuestas para ser interpretadas con cejilla en los trastes uno dos o tres, de este modo la partitura tendrá dos pentagramas,

¡¡¡Pincha en la partitura para verme más grande!!!

uno en el que estarían las notas reales en la tonalidad original que pensó el compositor, y otro pentagrama debajo (lógicamente en otra tonalidad) que facilita la lectura de la música al guitarrista. De este modo tomaríamos la cejilla como posición primera esté en el traste que esté. Vemos sobre estas líneas un ejemplo de la obra "pasillo ecuatoriano".

La guitarra  en "la bemol" ¿ dentro de nuestra época?

        Y si no afino a 440 hz y la bajo medio tono ¿Qué sucede? Aparte de tener la guitarra un poca más blanda y de la aparición de algunos cerceos, estaría chocando contra la forma de afinar de nuestros días ¿no? 

    Después de leer este artículo de Eduardo Thenón titulado "la identidad de la guitarra" en la Página web "guitarreando" de mi amigo Héctor, he descubierto que había otra interesante posibilidad que deberíamos tener en cuenta.  En este artículo defienden la tesis de que la guitarra Torres, formato de construcción armónica a partir del cual  hoy en día aun se continúan haciendo las guitarras, se creó con una concepción de resonancia basada el el 'La bemol'. Así que nos encontraríamos con que paradójicamente  estaríamos   forzando nuestros instrumentos medio tono  más de lo que según su construcción  fueron diseñados. Esta chocante y contradictoria teoría está basado en un estudio que puedes leer en el enlace que he puesto una líneas más arriba.

Afinaciones históricas

En el renacimiento   los laudistas  solían afinar la primera cuerda tanto como se podía, y a partir de ahí, afinaban todas las demás.

La guitarra romántica  tiene la afinación actual, pero un cuarto o dos de tono por debajo del actual

El tipo de laúd   comúnmente usado en el siglo XVIII en Alemania es muy diferente del clásico laúd renacentista formado por 6 órdenes  de cuerdas dobles excepto la primera que era simple. Con respecto a su afinación, no se hacía siempre de la misma manera pues no podía variar dependiendo del tamaño del instrumento y de la calidad de las cuerdas disponibles.
Los intervalos existentes entre las cuerdas permanecieron estable, y eran: una cuarta, cuarta, tercera mayor, cuarta, cuarta siendo una de las afinaciones más comunes era la siguiente en sol:

CUERDA 1 2 3 4 5 6
NOTA sol re-re la-la Fa-fa Do-do Sol-sol

pero sabemos de otras, por ejemplo en Re, Mi y La, también usadas.
Después hubo en este instrumento varias modificaciones importantes, primero en la adicción de cuerdas en el registro grave para dotar de un rango más amplio y una sonoridad más poderosa y, después, de diferentes afinaciones para las cuerdas individuales.
Este se estableció hacia mediados del siglo XVII no sufriendo cambios hasta su desaparición de la escena musical.

El laúd barroco tenía trece cuerdas, de los cuales la primera y la segunda eran sencillas, y las otros dobles. De esos trece, once usualmente se encontraban dentro del mástil mientras los otros dos se encontraban fuera paralelamente al mástil y se fijaban al una pequeña extensión del puente (en la cabeza) denominada "attiorbatura"
 

la afinación de este laud atiorbado, era:

CUERDA 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
NOTA fa

(5ª línea del pentagrama)

re la-la fa-fa re-re La-la

(A partir de este, octavados)

Sol-sol Fa-fa Mi-mi Re-re Do-do Si-si La-la


Sólo los bordones fueron a veces sujetos cambios en la 
"scordatura" para facilitar la interpretación en cambios de tonalidad, indicándose siempre este principio de la composición con la palabra "accordo".
 

La vihuela se afinaba igual que la guitarra pero con órdenes dobles y la tercera en Fa sostenido.

Experimentando con la afinación

Como podéis ver en este pequeño estudio sobre las afinaciones en España  no siempre ha existido el sistema temperado en la nuestra música.

Dante Roseti es un compositor, profesor  y guitarrista  que desde hace ya años investiga sobre la teoría de la afinación con la escala "armónica"  en vez de la temperada en la guitarra.  Hablamos de una música que se sale de los tonos y semitonos que conocemos y que nos sonará un tanto extraña e inquietante.  Él mismo explica en su web cómo quitó los trastes a su guitarra, rellenó y pulió el mástil para después volver a poner las cuerdas (¿acaso lo violines no hacen lo mismo?)  Obtuvo  la guitarra que ves aquí:

Los colores son la referencia para buscar las notas. Si quieres escuchar cómo suena una pieza en esta guitarra descárgalo aquí  su obra "estatua de Alicia" y descubre descubre las nueva posibilidades de la guitarra.  Más información y la teoría de su método en la web (pincha en el nombre arriba) del autor. Un pena que esté en inglés :-(

por Oscar López    Junio de 2002

 Opina sobre este artículo en el foro aquí

 

Regresar a los demás artículos

 

Inicio - Artículos - Foro - Asociación - Ediciones - Libros - Buscar - Nosotros - Contactar