Hola a todos los usuarios de guitarra.artelinkado.
Quería hacerles saber que hoy, 31 de enero, es el 100 aniversario de nacimineto del gran cantor, poeta, interprete y compositor argentino, Héctor Roberto Chavero, mejor conocido como Atahualpa Yupanqui.

Cien años después de su nacimiento, Atahualpa Yupanqui sigue siendo el mayor referente del folclore argentino, al que aportó un vasto repertorio de canciones que nutrió con la poesía y la sencillez de su pueblo.

Hijo de José Demetrio Chavero, mestizo, e Higinia del Carmen Aram, vasca, 'don Ata', como lo llaman sus seguidores, nació el 31 de enero de 1908 en Campo de la Cruz (224 kilómetros al noroeste de Buenos Aires).

Descubrió su pasión por la música tocando a hurtadillas la guitarra de su padre. 'En una sola cuerda recorría parte del diapasón buscando armar la melodía que más me gustaba: la Vidalita', recordaría el artista años después.

A los catorce años adoptó el seudónimo de Atahualpa Yupanqui -en quechua, 'el que viene de viejas tierras para decir algo'-, cuando ya se había convertido en discípulo del maestro guitarrista Bautista Almirón, quien le acercó al mundo de los españoles Fernando Sors, Albéniz, Granados y Tárrega.

Autor, compositor e intérprete vocal e instrumental, Yupanqui es 'un precursor y un maestro' que 'utilizó sus canciones para marcar la existencia de situaciones injustas, pero que nunca sacrificó lo artístico por lo político en su quehacer poético', según el historiador argentino Félix Luna.

Desde los diecisiete años, Yupanqui deambuló por el extenso territorio argentino combinando su vocación musical con trabajos de ocasión, incluso como periodista.

Tras participar en una revuelta contra los conservadores, estuvo exiliado dos años en Uruguay, hasta que regresó a Argentina en 1936.

Un año más tarde conocería a la franco-canadiense Paule Pepin Fitzpatrick, 'Nenette', a quien se uniría en 1946, tras el fracaso de su primer matrimonio con María Martínez.

Nenette' fue el gran amor de su vida y compartió la autoría de decenas de canciones, que la mujer firmó con el seudónimo de Pablo del Cerro.

Adquirió su seudónimo de ¨Atahualpa¨, por el ultimo soberano inca, y ¨Yupanqui¨que significa narrarás.

Yupanqui falleció en la ciudad de Nimes, Francia, en el año 1992, dejando de su legado, alrededor de 1200 composiciones y 14 libros con que representó a su pueblo, y se convirtió en el máximo artista criollo.

Me despido cordialmente. Hasta luego