Me gustaría saber si alguien tiene más detalles de la siguiente anécdota de Don Andrés Segovia. No he encontrado referencias en Internet, pero lo que cuento es veraz información de lo que leí.

Sobre los años 60 aparecieron en un artículo de la revista Reader's Digest unas declaraciones de Don Andrés Segovia. Según cuenta, era frecuentemente contratado por ricos norteamericanos para que tocara en fiestas privadas que no eran de su agrado por lo bullangero de las mismas. En un caso, el chofer paró en la dirección de una lujosa mansión en que había sido contratado y al haber un silencio absoluto, Don Andrés dijo al chofer que posiblemente se habían equivocado de dirección.

Pero apareció una mujer del servicio dando la bienvenida a Don Andrés y le condujo al interior. Resultó que los únicos asistentes al concierto fueron el matrimonio dueño de la mansión, una pareja anciana de melómanos. Confesó Don Andrés que fue uno de los conciertos más emotivos y de los que más había disfrutado en su vida.