Me uno al coro de felicitaciones y reconozco el valor que adquiere la filología y la música.

Un abrazo cordial,

Norberto