Hoy he tenido la alegría de recibir la visita en mi taller de Fernando Rodriguez Rodriguez, buen aficionado a la construccón de la guitarra y asiduo interviniente del foro del mismo nombre. Hemos charlado e intercambiado opiniones sobre diversas cuestiones, y tomado unas cervezas fresquitas, como Dios manda.