Estimados Miembros,

Mi intención al escribir estas líneas es el compartir con ustedes mi reciente y muy agradable experiencia de visitar Madrid y Granada desde mi residencia en Los Estados Unidos. El propósito principal de mi visita fue comprar una guitarra artesanal de alta calidad.

Antes que nada deseo notar que obtuve una excelente guitarra del señor Rafael Moreno y como si el premio fuera poco, mi esposa y yo disfrutamos de la grandiosa hospitalidad de la gente de Granada y de la belleza natural de la ciudad y sus alrededores – mi eterna gratitud a Gran_adino, gracias por tu generosa amistad y por facilitar nuestra estadía en Granada.

El proceso de búsqueda lo inicie a través de este foro al preguntar sobre la mejor ciudad de España para comprar una guitarra artesanal, la casi inmediata y unánime respuesta de varios miembros fue ¡Granada! Sin embargo algunos mencionaron Madrid como una buena alternativa. Por lo tanto nuestro viaje se organizo para visitar ambas ciudades adjudicándole un par de días más a Granada que a Madrid. También cabe mencionar que por medio del internet compile una extensa lista de guitarreros localizados en ambas ciudades, esta la utilicé como guía personal y para hacer anotaciones.

En Madrid, entre otros, visite las siguientes tiendas y/o artesanos: Contreras, Conde Hermanos, Ramírez y Félix Manzanero, con la excepción de Contreras todos ellos tenían excelentes instrumentos disponibles, sin embargo sus precios fueron casi equivalentes a los precios altos de Estados Unidos (disponibles a través de re-vendedores). Cabe notar que solamente el señor Manzanero me pareció estar en la categoría de artesano los otros me parecieron mas en la categoría de fabricantes. Además todos ellos mostraron mucha intensidad en su deseo de vender sus instrumentos de inmediato.

En Granada, en gran parte gracias a la amabilidad de Gran_adino, mi experiencia fue positivamente diferente. Es interesante notar que hice un par de visitas sin la compañía de Gran_adino, específicamente a los artesanos que se encuentran en la calle Gomerez y con ellos sus ofrecimientos fueron comparables a lo que encontré en Madrid – por supuesto en este caso ellos me trataron como un turista extranjero.

Aquellos artesanos que visite en compañía de Gran_adino, (no necesariamente localizados en la principal vía turística) mostraron mucha paciencia, para mi, incomparable a mis experiencias previas, además mostraron gran hospitalidad a través de sus deseos de conversar abiertamente sobre sus métodos y procesos de construcción, historias personales, nunca mostraron sentido de urgencia por vender sus preciados productos y además sus precios fueron considerablemente mas razonables, esto es, considerando las características de sus instrumentos en comparación con aquellos de igual nivel que poseo en mi pequeña colección personal y también de muchos otros que he examinado pero por alguna razón no he podido adquirir.

Una vez decidido por uno de los instrumentos del señor Moreno, lo visite solamente con mi esposa, y para mi suerte el instrumento deseado aun estaba disponible. Antes de finalizar la transacción, el señor Moreno, mi esposa y yo procedimos a compartir un par de agradables horas de conversación en un bar cercano con un ambiente muy tranquilo … muy placentero, en este, el señor Moreno insistió en pagar por todo lo consumido, además de graciosamente acceder a mi oferta por el valor del instrumento. Seguidamente regresamos al taller para finalizar la transacción, durante estos breves momentos el señor Moreno documento en su libro, la localización y el nuevo propietario del instrumento, y luego de expresar con tono sentimental el hecho de que nos llevábamos un “pedazo de su alma” nos despedimos del señor Moreno y de la bella ciudad de Granada.

Entre muchas cosas de valor, de este viaje también aprendí lo siguiente: Cuando en la práctica comercial se minimiza el estricto énfasis en el intercambio de dinero por un producto el resultado es simplemente una experiencia positiva, mucha más duradera y con gran valor humano.

¿Como es posible superar el agrado de adquirir un guitarra que no sea visitando Granada con tal propósito? … ummm, muy difícil.

¡Gracias señores del foro por tan magnifico consejo!

Atentamente,
Raúl