Buenos días y feliz año a todos. Actualmente soy guitarrista de un coro-rondalla y me siento algo sorprendido por el papel de la guitarra en tales grupos. Especialmente en las introducciones. Resulta que cuando estas las hace la bandurria y/o laúd y/o violín y los dos guitarristas que somos acompañamos la introducción, todo perfecto.

El problema es que en algunas canciones, la introducción es sólo con una guitarra haciendo una breve melodía y francamente se oye poco, en realidad muy poco. Bien es cierto que en los conciertos que damos al aire libre se nos proporcionan micrófonos y asunto resuelto.

El problema es que en las iglesias que hemos actuado encuentro una desproporción manifiesta entre el volumen de la introducción a una sola guitarra y el resto de la canción. He propuesto a la directora que me permita hacer una prueba llevando un amplificador acoplado a una guitarra electro-clásica y me ha dicho que adelante. ¿Qué opinais? Me explico, ¿se consideraría una "herejía" al espíritu tradicional?

Un cordial saludo a todos.