Hola todos.
Actualmente tenemos la suerte de disponer de estupendas masillas de relleno de preparación industrial para la reparación y cobertura de grietas en la madera, así como para el relleno de depresiones y emparejamiento de las superficies que han podido sufrir pérdida de materia y que, por su escasa entidad, no precisen del aporte de madera supletorio. Pero..., ¿cómo lo hacían los guitarreros del S. XIX y principios del XX?

Pues bien, en una publicación de 1906, especializada en temas del mundo de la madera, he encontrado la siguiente recomendación de carácter artesano y casero, que aquí transcribo:

- Fundir en partes iguales colofonía y cera virgen
- Incorporar a la mezcla polvo o aserrín fino de la correspondiente madera, dependiendo de la importancia de la grieta a rellenar, en la cantidad que admita la masa para lograr una pasta adecuada y manejable. Usaremos sólo polvo de madera más o menos fino, tratándose de grietas con contacto de sus límites, o bien polvo y aserrín (más fino o más grueso) si se trata de grietas con bordes separados o para cubrir depresiones e irregularidades por pérdida de sustancia que no requieran aporte de madera).
- Aplicar el producto a las grietas "en caliente" y dejar secar 2 0 3 días
- Una vez bien seca la masa, lijar la superficie con lijas de diferente grano hasta alcanzar el emparejamiento y la lisura deseadas para poder aplicar después el barniz

Nota: Si no disponemos del polvo y aserrín de la propia madera, podemos usar los de otra madera similar algo más clara e incorporar a la masa pequeñas cantidades de un color ocre claro, hasta conseguir un tono lo más parejo posible.


Saludos.