Hola, soy guitarrista predominantemente clásico que se puede considerar "defensor" del toque con yemas.

Me gusta tocar así, las yemas aportan ese sonido dulce, diferente al de las uñas.

No me voy a meter en la eterna discusión de que es mejor, si yema o uña, pues está más que demostrado que ambas maneras de tocar son totalmente aceptables, cada una con sus ventajas y desventajas, y que depende del interprete la elección de una u otra, acorde a sus preferencias, estilo, gustos, necesidades, etc, etc. El ejemplo más claro sobre esto es el de Sor y Aguado (uno yemas y otro uñas), entre otros muchos interpretes de todas las épocas.

Pues bien, volviendo al tema, si es cierto que la principal desventaja del toque con yemas es la escasez de volumen debido a lo blando de estas, y que si queremos obtener un volumen considerable se hace necesario endurecerlas como en los dedos las de la mano izquierda.

Esta tarea puede resultar a veces complicada, pues a menudo, aun por mucho tocar el instrumento no obtenemos la suficiente dureza o cayosidad. La química de los productos actuales de aseo (jabones de manos y demás) probablemente tampoco ayudan.

Entonces me pregunto si de entre los guitarristas de todos los estilos que leen esto, los hay que puedan aportar algún consejo que les haya servido para este fin: cuidados, ejercicios, etc.

Por otro lado me pregunto si existen cierto tipo de guitarras que por su morfología sean más recomendables para tocar de esta manera, por ensalzar más que otras las frecuencias producidas con este tipo de toque.


Un saludo.