Cuando Lorca pudo ser Dylan