Hola a todos. Como me comprometí en su momento, voy a explicar lo más detallado que pueda mi forma de barnizar con poliuretano.

Por supuesto vamos a partir de la base de que ya tenemos la guitarra terminada, bien lijada (yo lijo con varios grosores, hasta el grano 400) y con todos los poritos y pequeñas fisuras de uniones que podamos encontrar rellenos. Por supuesto excluimos los poros propios de la madera, ya que para ellos usaremos tapaporos de poliuretano.

Antes de empezar a barnizar hay que empapelar el diapasón con cinta de carrocero, procurando que quede bien ajustada al borde del diapasón e intentando que pegue bien por el ángulo que forman los trastes con el diapasón, para que no se cuele producto al barnizar el mango por el lateral. El hueco donde va la cejuela también lo tapamos para que no se acumule barniz.

También meteremos un trozo de foam con forma cúbica en la boca de la guitarra, de aproximadamente 10x10x10 cm. Entre el foam y el interior de la boca encajo un círculo de cartón ligeramente más ancho que la propia boca (unos 10 cm. de diámetro) para que tape la esponja y no se manche.

Decir también que yo barnizo con el puente pegado. En el caso de querer pintar la guitarra con un tono intenso, es mejor tapar la zona con cinta y pegarlo después del barnizado porque pueden quedar zonas claras en la tapa alrededor del puente.

En cuanto a las condiciones atmosféricas, no es aconsejable barnizar con humedades altas o bajas. En caso de altas (a partir del 60%) puede que el barniz quede un poco blancuzco. Lo ideal es que la humedad esté entre el 45 y el 55 por ciento.

Dividiremos este modesto tutorial en dos partes. Una parte para el barnizado y otra para el pulido.

Barnizado

Materiales necesarios:

Los químicos que yo utilizo son de la marca "Industrias Omar". Me han dado muy buenos resultados. Son los siguientes:
- Tapaporos de poliuretano (en Omar se llama Polifond)
- Disolvente de poliuretano
- Barniz de poliuretano brillo (Sedapol brillo 50%)
- Catalizador
- Disolvente de limpieza (esto no es para la guitarra, pero será necesario para limpiar la pistola).
- Pistola de gravedad para aplicar el barniz. La que yo tengo es la Sagola Premium 475.
- Compresor. El mío es uno normalito de 25 litros.
- Buen filtro de aire para evitar que lleguen impurezas y humedad ambiental a la pistola. El mío es Sagola también, pero no recuerdo el modelo y estoy fuera de vacaciones, así que no puedo mirarlo. Si alguien quiere ese dato, cuando esté en casa lo puedo mirar.
- Máscara protectora con buenos filtros.

Aplicación:

Para empezar, la presión que pongo en el compresor para barnizar es de entre 1,8 y 2 kilos y la regulo con el mismo filtro, que tiene una llave de regulación del paso de aire.

Dicho esto, empezamos a preparar la primera capa, que será de tapaporos. Las cantidades para aplicar en la guitarra entera son aproximadamente:
- 100 ml. de tapaporos
- 50 ml. de catalizador (endurecedor)
- 60 ml. de disolvente de poliuretano

Yo hago la mezcla en una botella de 2 litros de agua, cortada por la mitad y perfectamente seca y limpia. Una vez que hemos echado los productos, lo movemos un poco para que se mezclen bien, con cuidado de no derramarlo.

A continuación llenamos el depósito de la pistola. Yo suelo llenar las 3/4 partes para que pese menos y cuando se está acabando voy rellenando. Tapamos el depósito con la tapadera dejando siempre el pequeño orificio superior abierto para que entre un poco de aire. Para empezar dejamos el abanico abierto a tope en sentido vertical y el tornillo trasero del paso del aire, en mi pistola, lo abro hasta que la cabeza del tornillo sobresale aproximadamente 3 mm (en otras pistolas no sé). Esto es complicado de explicar, ya que será la experiencia la que nos vaya guiando. A más cantidad de aire, sale más barniz y habrá que aplicar con pasadas más rápidas para que no gotee y viceversa.

Llega el momento de empezar a aplicar el tapaporos. Yo agarro la guitarra por el mango con un guante (para no dejar marcas de sudor de la mano), con la caja hacia arriba y con la otra mano evidentemente la pistola. Primero empiezo por el fondo. La distancia a la que pongo la pistola de la zona que vaya a barnizar es de aproximadamente unos 10 o 15 centímetros. Empiezo la primera pasada en sentido perpendicular a la veta, dando pasadas rectas de lado a lado y, entre una y otra, la distancia justa para ir rellenando de manera uniforme. Es importante que en las pasadas mantengamos siempre la misma velocidad, al igual que la distancia a la que "disparamos". Repito que esto es complicado de explicar si no se ve. La velocidad de cada pasada nos la dará la experiencia y deben ser pasadas que cubran y depositen bien el producto pero sin llegar a formar gotas. Si lo hacemos bien veremos que se queda una película uniforme con aspecto "mojado". Si hemos dado la pasada demasiado rápida habremos depositado poca cantidad y veremos un efecto como de muchos puntitos pequeños. Podemos utilizar el reflejo del sol o una bombilla para controlar mejor si aplicamos suficiente cantidad.

En el caso del tapaporos, no es grave si en algún momento hemos pasado despacio por una zona y sale una pequeña gota, ya que luego habrá que lijar y se quita con mucha facilidad. En la capa de barniz final hay que tener más cuidado porque si sale un goterón es probable que tengamos que acuchillar el barniz y tirar de nuevo.

Una vez hemos aplicado la primera en el fondo, vamos a por los aros. Es un poco más incómodo pero lo hago igual, agarrando la guitarra por el mango con la mano. Igualmente, lo hago en sentido perpendicular a la veta, así que en este caso tengo que dar muchas pasadas cortas, debido al poco ancho del aro. Empiezo en la unión de los aros y voy hasta el zoque. Luego giro la guitarra y hago lo mismo con el otro lado.

Terminados los aros pasamos a la tapa, que es igual que el fondo pero al acabar doy una pasada rápida en los ángulos que forman el diapasón con la tapa y el puente con la tapa. También en la terminación del diapasón en la boca. En esas zonas es fácil que al barnizar la tapa se queden con menos cantidad por el efecto pantalla.

Después de haber dado la primera capa en fondo, aros y tapa, en el mismo orden damos otra igual, pero de manera cruzada, es decir, esta vez en sentido paralelo a la veta. Cuidado con la aplicación en los aros en sentido paralelo, ya que la forma que tienen al estar doblados complica el mantener la distancia de la pistola.

De la misma forma, girando la mano, procedemos a la cabeza de la guitarra, tanto por la pala, como por detrás, los laterales (donde están los agujeros del clavijero) y en la parte superior (en la forma de la cabeza). Una capa en un sentido y otra en el contrario.

Ahora apoyamos la guitarra en un soporte que debemos tener preparado para ello. Los hay especialmente fabricados y se pueden comprar pero yo tengo un pie de micrófono al que le he puesto en la parte superior un taco de madera y de un lado sobresale una vara de hierro. Coloco ahí la guitarra en una de las dos ranuras longitudinales que hay en la cabeza de la guitarra. Ahora cerramos el abanico de la pistola completamente y disminuimos el paso del aire, ya que al concentrar el producto en un punto, si no quitamos la cantidad que sale, casi seguro que saldrán goterones. El abanico, aunque cerrado, pero lo dejamos de manera vertical.

Ahora agarramos de nuevo la guitarra y disparamos otra vez en los ángulos que forman el puente y el diapasón con la tapa. También podemos tirar un poco en la roseta, ya que suele quedar algún poro. Si al dar las primeras pasadas vimos que en perfiles o uniones hubiera pequeñas grietas, aprovechamos y aplicamos un poco de tapaporos también. No pretendáis tapar todo a la primera, ya que habrá que dar varias sesiones.

Ahora que hemos cerrado el abanico y está la aplicación del producto más concentrada, tiramos en el interior de las dos ranuras de la cabeza. Un poco por la parte de la pala y otro poco por detrás.

Pues con esto sólo nos quedaría el mango. Evidentemente esto no podemos hacerlo con la guitarra en la mano, así que la colocamos en el soporte que comenté antes, evidentemente con la parte trasera de la guitarra hacia nosotros. La apoyamos con cuidado ya que al tener la cabeza entera barnizada, cualquier roce puede alterar la aplicación que hemos dado de tapaporos.

Esta vez giramos la boquilla de la pistola y la ponemos en sentido horizontal y seguimos dejando el abanico cerrado. Aplicamos de arriba a abajo, desde donde empieza la cabeza (por detrás) al zoque. Primero por un lateral del diapasón y vamos dando varias pasadas longitudinales ligeramente separadas hasta llegar al otro lado del diapasón. En este caso no doy en sentido contrario, sino que hago 3 capas paralelas al mango. También aplico en el tacón con cuidado de que no gotee después de cada capa.

Con esto habremos terminado la primera sesión. Toca dejar secar al menos 24 horas (si son 48, mejor).

Una vez esté seco el barniz toca lijarlo. Lo haremos con una lija de grano 400. Aquí también iremos aprendiendo con el tiempo. Debemos lijar para dejar la capa de tapaporos lo más fina posible, sin llegar a la madera. Esto es complicado y lo más normal, sobre todo al principio, es que en alguna zona pelemos un poco y veamos el típico círculo que nos indica que hemos quitado todo el tapaporos en esa zona. También nos daremos cuenta al lijar que los poros se van igualando y cada vez se marcan menos.

Después de lijar con la lija de 400, yo le paso un taco de lija fina con el interior de esponja, que compré en el Leroy y que gasté frotándolo con una lijadora de grano grueso. Así, deja el acabado más fino que con la lija de 400 y se mete bien por cualquier rincón.

Una vez lijada la guitarra, le damos con una pistola de soplar para quitarle todo el polvillo blanco que suelta el tapaporos y luego le pasamos un pliego de papel de cocina para terminar de limpiarla.

Volvemos a repetir la aplicación de tapaporos exactamente igual que he descrito arriba.

Decir que lo normal es que todas las maderas necesiten al menos dos capas finas de tapaporos. Las más porosas más, pero eso lo comentaré a continuación.

Pues una vez aplicada la segunda capa de tapaporos volvemos a dejar secar 24 o 48 horas. Pasado este tiempo lijamos igual que la primera vez, con grano 400 y luego la esponjita. Veremos como los poros cada vez están más cerrados.

Lo normal es que con dos capas, la tapa (tanto de cedro, como de abeto) esté lista. También puede ser suficiente para maderas poco porosas como el ciprés o el arce. El cedro del mango y las maderas porosas como el palosanto, palo rojo, cocobolo, nogal, etc. necesitarán más capas. En el caso del cedro del mango, puede necesitar hasta 5 o 6 sesiones, ya que su poro es enorme.

Hay que tener en cuenta que la capa de tapaporos debe ser muy fina, por lo que cuantas más capas demos, más riesgo hay de ahogar el sonido. Por eso los lijados tienen que ser muy precisos. No es fácil saber cuánto hay que lijar para no quedarnos cortos, ni pelar la guitarra. Nuevamente la experiencia nos lo dirá.

Evidentemente, si hemos terminado de dar tapaporos a la tapa (porque no necesite más) y tenemos que continuar dando en el mango y/o el resto de la guitarra, echaremos menos cantidad de químicos (siempre respetando las proporciones) y lo haremos igual que he explicado arriba pero saltándonos las zonas que ya tengan suficiente.

También puede ser que, por ejemplo, la tapa esté terminada, pero se haya quedado un porito abierto en la roseta o incluso en una unión del perfil. En este caso no vamos a barnizar toda la tapa, sino que aprovecharemos cuando vayamos a darle una sesión al mango y le tiramos un poco en ese porito en concreto. Incluso podemos aplicarle el tapaporos con un pincelito para que rellene bien el poro. Luego se lijará y sin problema.

Cada capa de tapaporos llevará su correspondiente lijado con grano 400 y unas pasadas con el taquito de lija gastada que comenté antes.

Una vez cerrado el poro, antes de darle la capa de brillo, lijaremos la guitarra entera con una lija más fina. Yo uso una esponja "ultrafina", que debe tener un grano aproximadamente de 800.

También decir que si vamos a pintar la guitarra, este es el momento. En este caso dependería del tono que quisiéramos darle. Hay que diluir una pequeña cantidad de entonador concentrado en disolvente (sobre un 8 o 10 por ciento de tinte). El disolvente de limpieza se puede usar en este caso y queda perfecto. Habría que empapelar lo que no se quiera pintar (sobre todo la roseta) y aplicar de la misma forma que el barniz, con pasadas cruzadas. Hay que tener cuidado de no cargar mucho al pintar, sino ir dando muchas pasadas claritas y veremos cómo va intensificándose el color uniformemente.

Pues volviendo al barnizado, una vez lijada la guitarra con la esponjita de grano 800 aproximadamente, pasamos a la última capa, que ya no será de tapaporos, sino de barniz brillo. Las cantidades son iguales que antes, pero cambiando un producto por otro. Es decir:
100 ml. de barniz de brillo
- 50 ml. de catalizador (endurecedor)
- 60 ml. de disolvente de poliuretano.

La forma de aplicarlo es exactamente igual que el tapaporos. Hay que tener mucho cuidado de que no salgan goterones, porque aquí ya no podemos arreglarlo lijando, sino que habría que acuchillar y quitar la capa de barniz de la zona que fuera. Ojo, que el miedo de que gotee no vaya a hacer que demos pasadas demasiado rápidas y nos quedemos cortos de barniz. Nuevamente serán el tiempo y la práctica los que nos vayan enseñando. Pues lo dicho, volvemos a repetir la forma de barnizar explicada arriba, esta vez con barniz brillante.

Dejamos secar la guitarra durante 48 horas antes del último lijado, que dará paso al abrillantado.

Pasados dos días cogemos la guitarra y la lijamos casi entera con lija de agua de grano 1000 o 1200. Yo tengo un pequeño pulverizador con agua que me ayuda a humedecer las zonas que voy a lijar. Tenemos que lijarla a conciencia hasta que veamos al reflejo que ha perdido el brillo y está mate por todos lados. Yo gasto aproximadamente un pliego de lija por cada guitarra. Y he dicho "casi toda la guitarra" porque hay dos zonas que no se lijan. Una es la parte superior de la guitarra (la que hace la forma de la cabeza) y otra es el interior de las dos ranuras longitudinales que hay en la pala). El motivo es que luego por ahí no entra la pulidora, así que con el brillo que coge si se le ha aplicado bien el barniz, es suficiente.

Una vez que hemos lijado bien la guitarra y está mate, estará preparada para el pulido final.

Pulido

Llegando este punto yo me ataco de los nervios por lo cerca que está el fin de la guitarra y las ganas que tengo de oírla.

Para pulir la guitarra se uso lo siguiente:
- Un taladro con mango adicional de agarre, con regulador de velocidad y sensibilidad. Cuanto más ligero mejor, para no cansarnos en exceso con el peso.
- Pulimento. Yo uso uno que me ha dado un amigo y viene en un tarron sin marca, pero puede servirnos el pulimento que se usa en el abrillantado de los coches.
- Esponja de pulido con plato para taladro. Hay una Wolfcraft de 120 mm de diámetro y 40 mm de grosor que va muy bien. En el Leroy la podéis encontrar.
- Un trozo de foam de 1 cm de grosor y de unos 15 x 15 cm (en cualquier colchonería o tienda de tapizados lo podéis encontrar).
- Un trozo de tela vaquera también de 15 x 15.

Lo primero que vamos a hacer es fabricarnos un útil con el foam, la tela vaquera y la esponja.

En primer lugar cosemos con hilo normal la tela vaquera al trozo de foam quedando bien estirada. Lo ideal es tener una máquina de coser que lo hace en un momento. Las costuras deben estar forma de cuadrícula, cuyos cuadrados tengan aproximadamente 1,5 cm. de lado. Así que nos queda un trozo de aprox. 15x15 cm cosido que por un lado es de foam y por otro de tela vaquera.

Ahora lo cogemos y con pegamento de contacto pegamos el lado del foam a la esponja de pulido. Voy a obviar el procedimiento de pegado con cola de contacto. Si alguien no sabe usarlo, que busque en Google, jeje.

Cuando esto haya secado tendremos un útil para el taladro con esponja y en su base tela vaquera. Cortamos los sobrantes del foam con tela vaquera, adaptándolo al círculo que forma la esponja de pulido. Si alguien se pregunta por qué no pegamos directamente la tela vaquera a la esponja, es porque el pegamento puede crear bultos en la tela y nos puede arañar la guitarra al pulir

Espero haberme explicado bien. Si lo vierais sería mucho más sencillo, pero como dije, estoy de vacaciones y no puedo hacerle fotos. Cuando esté en casa puedo fotografiar lo que queráis.

Evidentemente, eso lo ponemos en el taladro y tenemos la pulidora.

El pulido es un poco incómodo por la forma de agarrar la guitarra y hay que tener cuidado de que no se nos vaya la máquina y nos golpee la guitarra. Hay quien deja fija la pulidora, agarra la guitarra con las manos y la va acercando. Yo prefiero sujetar el taladro y apoyar la guitarra como os explico a continuación.

Yo coloco una manta bien sacudida en el banco de trabajo, para no arañar la guitarra. Empiezo por el fondo. Me coloco el mango de la guitarra entre los muslos y la tapa en el borde del banco de trabajo (siempre que sobresalga la manta). Lo ideal es hacerlo con un pantalón de chándal de algodón o similar, evitando cualquier pantalón que tenga cremalleras u objetos que puedan arañar la guitarra. Aplico un poco de pulimento en una zona y con la pulidora voy dando pasadas a una velocidad no demasiado alta, para no calentar en exceso el barniz. Cuando veo que el pulimento ha desaparecido por completo vuelvo a aplicar un poco y continúo. Así voy dando por zonas, dividiendo el fondo en cuatro o cinco partes. Siempre agarrando la pulidora con las dos manos: una en el gatillo y otra en el mango adicional que se le coloca.

Con un trozo de papel de cocina o un trapo de algodón iremos limpiando las partes pulidas para ver cuándo están listas. El reflejo de una bombilla en la guitarra nos ayuda mucho a ver si se notan arañazos o si por el contrario, ya está completamente liso y con ello bien pulido. Al pasar cola pulidora, si tocamos la guitarra, notaremos cómo se calienta el barniz.

Ahora le damos la vuelta a la guitarra y vamos con la tapa. Apoyamos el fondo en el borde del banco de trabajo y en este caso el diapasón queda pegado a nuestras partes íntimas, jeje. En las zonas de la tapa que están rodeando el puente hay que dar bien, porque suelen quedarse poco pulidas. Igualmente nos aseguraremos de que hemos pasado bien por el trozo de diapasón que hace escuadra con la tapa. En este caso no hace falta girar la pulidora, con el mismo roce con el lateral de la esponja es suficiente para pulirlo. Pasamos también la pulidora por el puente.

Ahora vamos con la pala. Coloco la guitarra con la cintura entre mis rodillas y el mango apoyado en el borde del banco. De esa manera la pala queda perfectamente delante nuestra. Repetimos proceso y lo vamos puliendo.

Luego le damos la vuelta a la guitarra y esta vez tendremos la parte trasera del mango hacia nosotros. Pues a pulir, con cuidado en la parte del zoque. Puede ser de ayuda poner la guitarra de canto para pulir los laterales del mango y la cabeza y bordes del diapasón, pero hay que tener cuidado de no ejercer demasiada presión con las piernas, no vayamos a hundir y romper la tapa. Lo suficiente para sujetarla y que no se nos vaya al pulir.

En el caso de los aros, debido a la incomodidad que supone, sí he comprado un soporte que fija el taladro a una esquina del banco de trabajo y yo agarro la guitarra con las manos. De esa forma la voy acercando uniformemente y deslizando para que vaya puliendo por todos lados.

Decir que una vez hayamos pulido toda la guitarra, podemos hacernos también un útil igual que el que nos hemos fabricado, pero cambiando la tela vaquera por 4 ó 5 trozos de una sábana de algodón 100% y darle un último pulido con eso y muy poquito pulimento. Remata la guitarra y la deja como un espejo.

Es muy importante que antes de quitar la cinta de carrocero, le pasemos una lija de 180 por los bordes del diapasón y cortemos bien el barniz, ya que de lo contrario es muy fácil que al quitarlo se lleve trozos del lateral del diapasón. También debemos pasar la lija y cortar el barniz de las aristas del puente, donde va el hueso, porque al ponerlo también pueden saltar lascas y fastidiarnos. Y lo mismo en los bordes que hay en la zona de la cejuela.

Bueno compañeros, pues con estro creo que he terminado de explicar lo mejor que he podido la forma que tengo de barnizar la guitarra. Espero que os sea de utilidad y disculpad que no pueda subir fotos. En septiembre, si alguien quiere, pondré las que haga falta.

Por supuesto, cualquier duda que tengáis y que no haya explicado bien, decidla y estaré encantado de resolverla.

Saludos y que tengáis un buen verano.