¡Hola a todos!.

Aquí les comparto una de las décimas que Violeta Parra escribió en sus tiempos.
Por cierto, una décima en poesía es una estrofa constituida por diez versos octosílabos.

Espero que sea de su agrado:


"De tal palo, tal astilla,
se dequivoca el refrán:
solo le cuadra a San Juan,
pero no a esta mocosilla;
bien dorá’ fue la tortilla,
muy revueltita después.
Ya ven, mi abuelo José
con el Código en su mente,
y quién hubo más prudente
como mi otro abuelo fue.

Tan sabios conocimientos
no recayeron en hijos;
con un misterio prolijo
pasan directo a los nietos,
en lo cual yo no les miento,
tengo la prueba en la mano:
yo les presento a mi hermano
como el más bonito ejemplo.
Si ahora no tiene un templo
lo tendrá tarde o temprano.

No es que yo quiera pasarme
el lomo por l’escobilla;
tampoco hacerle cosquilla
al que ha venido a escucharme.
Con prisiones y gendarmes
castiguen mi vanidad,
a la pat’e la verdad
yo estoy contando mi cuento.
Perdonen mi atrevimiento
y mi escasa habilidad.

Toco vihuela, improviso,
compongo mis melodías,
las noches las hago días
pensando si lo preciso;
buscando el oro macizo
salgo volando al camino,
y el versear «a lo divino»
es oro de gran quilate.
Si pa’ vos es disparate
pa’ mí no, pues, Secundino.

Sentencia de doble multa
es no saber pentagrama.
Si en el mate arde una llama
destiná’ pa’ gente culta,
en el cerebro me abulta
causándome confusión,
y al toque del guitarrón
le voy cambiando el estilo
por un concierto pililo
que alegra mi corazón.
"

Fuente

Un cordial saludo a todos desde México.