El pasado sábado 30 de abril, asistí al Concierto de Profesores que tuvo lugar en el auditorio del Conservatorio Superior de Música de Córdoba. (Si algún dato no es correcto, pido disculpas)

Soy maestra y la música nunca ha sido mi fuerte, cosa extraña teniendo un novio que se dedica a estudiar guitarra clásica. Pero ese día presencié por primera vez obras de violín, flauta, percusión, piano y guitarra, entre otras. No sólo fue interesante para los apasionados de la música, sino también para aquellos que no nos hemos acercado a este “mundo” como para valorarlo lo suficiente.

Especial mención me gustaría hacer de Carles Trepat, pues con lo poco que pude escucharle supe apreciar una dulzura especial al tocar la guitarra. Es como si acariciara las cuerdas. Posteriormente, tuve el gusto de conocerle en persona y, la verdad, tiene la misma serenidad en la voz y el saber estar que cuando estaba en el escenario. Un encanto.

Me gustaría decir algo a favor de los guitarristas, tanto de alumnos/as como profesores, pues tienen “fama” ” de ser individualistas e introvertidos y he podido conocer su “cara oculta”, que para nada es así. Destaco sobre todo su buen humor.

Os mando mucho ánimo, que ya no queda nada y pronto estaréis tomando el sol y descansando. Un besote, desde Sevilla,

Eli