Queridos amigos,

Hace no mucho tiempo el sello RTVE Música ha sacado al mercado un CD que, bajo el título “La Seguidilla Galante : Canciones líricas 1800-1830”, recoge dieciséis de estas características y especialísimas canciones españolas. Más información aquí.

Desde que hace casi dos años (el concierto fue el miércoles 11 de junio de 2003 en el Salón de Actos de la Fundación Juan March de Madrid – Aquí el folleto del ciclo en PDF) escuché cómo hacía Pilar Jurado las seguidillas y canciones de Castro de Gistau, Sor, Ferandiere, Gomis y RodrÍguez de León, esperaba con verdadero interés un CD que recogiera este trabajo. Junto con Tony Millán (fortepiano) acompañaba a Pilar Jurado en aquella ocasión el guitarrista Felipe Sánchez Mascuñano, y éste es el guitarrista y músico que parece artífice principal del CD. El grupo se llama Axivil Goyesco, y Sánchez es su director.

La verdad es que se queda uno de piedra cuando, tras escuchar la cuarteta de “Las mujeres y cuerdas” con su acompañamiento de guitarra, se empieza a escuchar una flauta e, inmediatamente, unas castañuelas. Aunque alguna seguidilla está en su versión de voz y guitarra (Rodríguez de León: En amantes dolencias; Sin duda que la suerte; García: Como rosa entre espinas), la gran mayoría han sido adaptadas para acompañarse con un curioso e interesantísimo grupo instrumental: dos violines, violonchelo, flauta y guitarra (más las castañuelas, cuando se tercia). Una formación instrumental que además de ser tímbricamente interesante parece que tiene la densidad justa para potenciar increíblemente la voz y no restarle el más mínimo protagonismo.

Escribe en el libreto del CD Felipe Sánchez (el responsable de estas, a mi juicio, magníficas instrumentaciones y versiones ) que la pequeña formación camerística utilizada es perfectamente histórica, y también se refiere a las seguidillas presentes en las tonadillas del periodo. Yo no estoy muy seguro de que se haya conservado (fuera del ámbito de la escena) ninguna seguidilla con estos instrumentos acompañantes, pero lo cierto es que se trata precisamente de los instrumentos más “a mano” en los salones y casas a las que la seguidilla llegaba. Lo mismo, más de una vez nuestro querido “Catedrático de boleras”, el currutaco Fernando Sor, sugirió o utilizó un grupo instrumental muy similar para alguna de sus canciones.

En resumen, un magnífico CD, que merece la pena escuchar y que nos sumergirá en lo más castizo (ojo, que no he escrito populachero) de la primera mitad del XIX español. Excepto un par de ellas que son instrumentales (Narciso Paz, Joaquín Tadeo Murguía) el resto son seguidillas del tipo que se ha dado en llamar “de carácter amatorio” .

Esperemos que Axivil se anime y nos regale otro manojo con seguidillas de los otros estilos. Jocosas, por ejemplo . O satíricas , como las que ya se han comentado en alguno de los hilos de este foro.

Saludos,

Luis Briso de Montiano