Ayer tuve el placer de reencontrarme con varios compañeros de la Sociedad (disculpad que no cumpla con el rito de escribir compañeros y compañeras, ni compañer@s, ni compañerxs, ni guitarristos, ni guitarristes...)

La asistencia, aunque no dejó de ser un porcentaje modesto del total de los socios madrileños, fue mayor que la que han tenido otras asambleas generales (no sé si de todas las que he presenciado, pero creo que puedo hablar al menos por la asistencia de las de 2012, 2010 y 2009).

Estábamos convocados para tratar, entre otras cosas, la elección de una nueva Junta Directiva para los próximos 4 años.

Sólo se presento una candidatura: la presidida por Javier Suárez-Pajares, que resultó elegida por unanimidad de los presentes y por la unanimidad de los votos delegados o enviados por correo.

En el acto se reconoció a Marisol Plaza su labor de 7 años en la presidencia de la SEG... y los socios, por mediación de Gerardo Arriaga, tuvimos el detalle de entregarle una plaquita, en un momento que a mí, que soy un sentimental, me agradó mucho.

Y luego estuvieron las cañas... disculpad que abrevie tanto...

Reciban todos la enhorabuena por su labor pasada (la Directiva actual cuenta con varios miembros de la anterior) y por sus nuevas o renovadas responsabilidades