Cita Originalmente escrito por Joaquim Salinas
Creo que has dado en el clavo en una cuestión básica: la emoción. A medida que crecemos y vivimos musicalmente creo que entra dentro de la normalidad que nuestras emociones y nuestra manera de expresar cambien o se tansformen. ¿A veces un trabajo demasiado técnico o un estudio mal planteado pueden llegar a hacer insoportable una pieza, pese a que empezamos a leerla con todo el cariño y emoción del mundo? yo creo que sí, pero esto debe de hacernos reflexionar para que no vuelva a suceder puesto que tal hecho puede llegar a distorsionar y contaminar nuestra relación con el instrumento. Creo que una de las claves está en dejar aparcada por unos momentos y para nuestro bien esa especie de obsesión con la técnica de la que adolecemos muchos guitarristas, una especie de maldición endémica que se extiende a profesores y alumnos y que en ocasiones como bien comenta nuestro amigo nos provoca en ocasiones quedejemos de tener amor por lo que tocamos.

Salud
Lo que debemos tener claro es que la técnica es un medio del que debemos disponir para conseguir un fin musical. Nunca debemos pensar que la técnica es el objetivo, pero desde luego es altamente necesaria para conseguirlo.

Es muy bonito pensar que podemos transmitir emociones, sensaciones, belleza, etc al tocar un instrumento, pero no nos engañemos. La técnica es lo que nos permite que podamos hacerlo.

Esta conversación me parece realmente muy interesante por que creo que, en muchos guitarristas sucede lo que comentais. Se obsesionan con la técnica y pierden la referencia de qué es lo que estaban buscando. Particularmente, cuando estudio una obra, lo que más me cuesta resolver a nivel técnico es la expresividad de cada fraseo. Puede que un determinado arpegio me salga a la velocidad que quiero, pero todo se complica cuando quiero tranasmitir algo realmente emocionante. El arpegio tiene que salir, pero si lo hacemos con crescendo la dificultad es mucho mayor.

Sinceramente, desde hace mucho, nunca pierdo tiempo de estudio en resolver una dificultad que es puramente mecánica y que no transmite ninguna emoción, poruqe cuando así lo he hecho me he dado cuenta de que luego hay que volver a estudiar todo para que te salga con la musicalidad que pretendías desde un principio.

Creo que un buen enfoque es tener claro qué es lo que quieres hacer musicalmente con una obra y empezar el estudio de la misma para conseguir que los elementos mecánicos que van a hacer posible ese resultado funcionen adecuadamente.

Un saludo