Apreciados amigos,

Una de las obras que he grabado en mi nuevo registro discográfico es la Arabesque nº 2 de Debussy. Andrés Segovia la incluyó en su repertorio entorno a 1913, tal y como atestiguan varias reseñas de prensa que nuestro amigo Julio Gimeno ha indexado. Quizá fue Segovia el primero en atrapar a Debussy entre las seis cuerdas de una guitarra, toda una osadía estética y técnica para su tiempo. Su adaptación nunca apareció entre sus papeles y siempre me ha cautivado el enigma de cómo sonaría Debussy en sus manos. Esa es la coartada histórica que me ha llevado a adaptar esta genial obra e incluirla en mi CD homenaje a Segovia.

Un saludo.


Grabación del CD Aljibe de Madera: homenaje a Segovia.
Foto: José Carlos Nievas.