Nunca habia ido mas alla de las audiciones que inevitablemente ocurrern escuchando recitales de guitarra, hasta cuando no se quien en este forum - lamento haber omitido de apuntarlo, porque tiendria que agradecerle - me direcciono a un sitio en que se podia escuchar una grabacion parcial del mismo Malats. Me impresiono - en la soltura de la interpretacion - un color de la obra que en las audiciones guitarristicas se habia perdido, es decir cierta sombriedad, cierto caracter de nocturno, mas profundo y misterioso de lo que guardaba en mi percepcion de la Serenata. Una verdadera obra alhambrista, no solamente una pieza de caracter lirico. La cosa parecia terminada alli, pero hace pocos dias que - conversando con una amiga, eminente guitarrista, que me decia de haber programado la obra en vista de un recital de autores espanoles - me incliné a ver el original pianistico. Que asombro! La melodia esta cierrada en el registro medio del teclado y, a pesar de que fuera Malats un virtuoso brillantisimo, nunca se sube a la claridad del registro superior. Esto es uno de los raros casos an que la transcripcion para guitarra (Tarrega-Segovia y derivadas) en la menor empuja el canto en alto, quitandole mucha de esta sombra nocturna que manifiesta su caracter primario. Ademas, el basso resulta mucho mas organico, y ciertas harmonias mas determinadas. No habria sido papel mio, una nueva transcripcion, pero habia que hacerla, y la he hecha. Creo que vamos mucho mas acerca de lo que Malats escribio y seguramente - en sentido musical estrecho - el tejido de la obra esta mucho mas respetado. Ademas, los afortunados, a cuya categoria lamento no pertenecer, que no tienen el tic del oido absoluto, y no se vuelven locos al leer una tonalidad mientras tocan otra, pueden con una cejilla al primer traste, tocar la obra exactamente como el autor la escribio: leen en mi menor, suenan en fa menor.

AG

AG