Hola despues de unos cuantos años de estudio de flamenco, veo que dos técnicas por encima de las demás se me quedan atrás. Estas son el trémolo y el picado, creo que me defiendo decentemente en arpegios (ascendentes, descendentes, redondo, mixtos,,), pulgar (alzapua y pulgar a secas) y rasgeo, mi mano izquierda se mueve con cierta soltura y no acumula tensión salvo que me pase mucho con la cejilla. Pero mi pelea con las escalas es grande, desde hace un año aproximadamente empecé a trabajarlas más en serio, trabajo muchas escalas de alegrias de 10 tiempos en semicorcheas (37 notas exactamente), que como sabemos suelen ser ascendentes al comienzo y terminan vertiginosamente descendiendo a la tónica. Allá que voy yo con mi metrónomo y paciencia pero a partir de 120 (la negra a 120), las semicorcheas se me amontonan y muero. Así es que me he puesto una rutina de ejercicios de escalas donde repito la misma nota 3,4,5 veces etcetera, hago ejercicios con i,m; i,a; a,m, intentando relajar la mano izquierda, escalas cortas pero muy intensas, etc... Pero hace ya un año y los 120 me parecen un muro infranqueable (Como en la autopista ). ¿Os ha pasado esto a vosotros? ¿Es 120 una velocidad decente, o soy un lentorro? Creo que debería llegar por lo menos a 160 para tocar por Alegrias como es debido.
Creo que el aprendizaje de la guitarra muchas veces más que progresivo va a trompicones, por ejemplo el arpegio redondo (Pimami) apareció un dia de repente después de muchos años buscándolo, además apareció muy redondo bastante limpio e incluso rapidito, y desde entonces no me ha dejado y me encanta y lo uso siempre que puedo.
Bueno gracias por vuestra atención, en otro momento os cuento mi vida con el trémolo.