En efecto, Manuel..., una preciosidad de versión para cuerda pulsada. ¡Chapeau!

Saludos