¡Qué super laúd!, pero no me gustaría estar en tu lugar a la hora de acordarlo con todas esas cuerdas y clavijas... jajaja. ¡Enhorabuena!