Yo tengo una desde 2016, tapa de abeto, y es maravillosa. La compré para darle descanso a mi guitarra habitual, una Santiago Marín de 1974. La realidad es que ahora prefiero tocar con la de Mario por...