Lo mejor son las muñequillas hechas de camisatas usadas de algodón suave que han sido lavadas muchas veces tras los años.