"En la primavera de 1913, Andrés Segovia decidió probar fortuna en Madrid, y se presentó con un recital en el Ateneo la noche del 6 de mayo. Para la ocasión, Manuel Ramírez le regaló una espléndida...