El artículo es poco serio y poco riguroso.
Sobre todo si tenemos en cuenta que el G.A.S. es una afección descrita como trastorno maniaco compulsivo. Los guitarristas nos hemos apropiado de esa "G"...